viernes, 26 de febrero de 2010

Trilogía de "EL JINETE DE BRONCE", de Paullina Simons


"La trilogía de “El Jinete de Bronce” es una serie de novelas que no puedes evitar atesorar en tu corazón. Esta trilogía ha cambiado mi concepto de lo que es la novela romántica e irremediablemente ha bajado el listón de las demás novelas. 


Consigue sumergirnos en la historia y sentir y sufrir con los personajes, pasando por la alegría más intensa hasta la tristeza más desgarradora, no deja indiferente a nadie. Se ha atrevido a ir más allá de cualquier novela, utilizando un tiempo y espacio inusuales. Son libros largos y tratan la misma historia durante tres volúmenes sin decaer en ningún momento, arriesgan mucho pero la autora lo aborda todo magistralmente. 


Paullina me sorprende con cada libro. Creo que es algo inherente a ella y que nunca dejará de cautivarme. Nos lo muestra todo sin prisas, de manera muy gradual, muy poco a poco, sin precipitarse en los acontecimientos, preparándonos y dejando que nos metamos en la historia de lo real que resulta. Es como si tuviera todo el tiempo del mundo y ella lo supiera, sabe muy bien lo que quiere escribir y cómo lo quiere escribir. Es una autora de una gran calidad, que escribe libros redondos, fantásticos. Tanto en pensamientos como en sentimientos, Paullina lo borda, tiene un conocimiento de la mente y carácter humanos increíble. Te sorprende constantemente, pero al mismo tiempo lo sientes todo tan natural que no puedes menos que aceptar los hechos, por muy duros que sean, por muy tristes y desgarradores que resulten. 

Su enfoque de las cosas es muy cercano y muy humano, no nos muestra lo que les ocurre a los personajes, sino lo que sienten. No conozco una escritora que me haga sentir ni emocionarme como ella, con su capacidad para plasmar tanto acciones como pensamientos, sentimientos y hechos, resultando un conjunto que podría llamarse obra de arte. El lenguaje resulta muy natural, aunque lo cierto es que es cosa rara, pues utiliza muchos recursos estilísticos, sobre todo repeticiones de palabras y estructuras. Pero esas repeticiones resultan muy adecuadas, en el momento justo, siempre. Tiene un manera de expresarlo todo muy bonita, y un lenguaje precioso, casi poético, muy atrayente. Me encanta su forma de escribir, su capacidad de provocarnos emociones, de describirnos sentimientos, de conseguir que conozcamos tan bien a los personajes que nos parecen tan humanos y tan imperfectos que les amamos por ello. 


Si hay algo que la autora maneja con total maestría es el simbolismo en sus novelas. Tiempo después de leer la trilogía, aún recuerdo el banco de Leningrado, el tranvía y el autobús. Relaciono Lazarevo como el paraíso de los protagonistas más entrañables que he leído; la Segunda Guerra Mundial cambia de significado y el sitio de Leningrado deja de ser una masacre para convertirse en la historia de amor más bonita, desgarradora e intensa de mi vida. A pesar de que todos los libros son muy buenos, mi favorito es “El jinete de bronce”, cuando no sabía lo que iba a descubrir pero tenía absoluta certeza de que lo que tenía entre mis manos era una piedra preciosa, que guardaría y admiraría cada cierto tiempo.

Este libro, “El Jinete de Bronce”, junto al resto de la trilogía, es uno de los mejores que he leído. No soy capaz de clasificar esta historia en ningún género. No podría tacharlo de sentimental porque tiene sus dosis justas de pasión, no lo veo muy histórico porque es una época bastante reciente pero tampoco contemporáneo. Para mí es una HISTORIA DE AMOR con todas sus letras, una historia épica de una joven pareja que tiene que hacer frente a todos los obstáculos imaginables, sentimos con ellos, admiramos a Tatiana por su fortaleza, amamos a Aleksandr por su nobleza y soñamos con el amor mágico que se profesan el uno al otro. Es una historia de amor desgarradora, tierna y muy emotiva. La trama es sólida y muy bien llevada, un marco perfecto para el desarrollo de este amor con un final incierto. Es una historia sentimental pero muy sensual, de las más completas e intensas, de esas que, a pesar de sus fallos, las consideras perfectas. Nos emociona por momentos, sus frases y situaciones te dejan una sonrisa en la cara o te dan un vuelco al corazón. 



Desde que leí “El Jinete de Bronce”, no hago más que pensar en bancos, tranvías y autobuses, y me ha creado la necesidad de viajar a Rusia y la Europa Oriental para conocer el lugar de Tatiana y Alexander, para conocer las noches blancas y todos aquellos lugares que pisaron juntos.

“El jinete de bronce” es una historia de amor que se desarrolla en tiempos de guerra, en tiempos difíciles y revueltos, donde los protagonistas permanecen y cambian mientras otros caen por diversas causas. Es una historia de supervivencia, de esperanza y amor, demostrando que hasta los destinos más crueles se pueden superar si realmente perseguimos nuestros sueños."

(Esta review es de Moonlight. Muchas gracias por tomarte el tiempo de poner por escrito lo que hemos sentido con estas novelas.)

Paullina Simons nació en San Petersburgo en 1963. A los diez años emigró con su familia a Estados Unidos. Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Kansas, ya desde pequeña quiso dedicarse a la literatura. Después de trabajar como traductora y periodista, se decidió a escribir su primera novela, Tully (1995), cuya buena acogida por parte de crítica y público le empujó a seguir escribiendo.


1. EL JINETE DE BRONCE
 
 

Sinopsis:

Tatiana tiene sólo diecisiete años cuando los nazis entran en Rusia. Romántica y aventurera, siente que la niñez ha llegado a su fin cuando conoce a Alexander, un capitán del Ejército Rojo del que se enamora al instante. Pero querrá la casualidad que su gran rival por el corazón del oficial sea Dasha, su hermana, quien, pese a lo mucho que ama a Tatiana, no vacila en convertir su vida en un infierno. Entretanto, la ciudad de Leningrado empieza a verse aislada del resto del país, aprisionada por las fuerzas nazis.
Un relado de pasión, traición y supervivencia, cuya exquisita amientación nos sumerge de lleno en la atmósfera de la guerra.


eBook

 2. TATIANA Y ALEXANDER

 
Sinopsis:

Sobrevivir al sitio de Leningrado fue una prueba de fuego para el profundo amor de la joven Tatiana Metanova y el oficial del Ejército Rojo, Alexander Belov, un amor acaso destinado a convertirse en un sueño imposible.
Desde que abandonara las calles de Leningrado, Tatiana demostró su valor y su coraje para reunirse, en primera línea de frente, junto al hombre que amaba.

Pero la guerra, implacable, sigue su curso, demostrando a ambos enamorados que no hay cabida para ellos en un mundo que ha saltado por completo por los aires.

Tatiana consigue huir a través de las fronteras escandinavas y posteriormente se embarca en Estocolmo con rumbo a Nueva York, embarazada y sin ninguna noticia sobre si Alexander aún vive... Su vida sigue, ajena al hecho de que, al otro extremo del globo, en las gélidas tierras de la Unión Soviética Alexander sufre el hostigamiento de las fuerzas represoras del régimen a causa de su origen norteamericano.
Sea cual sea el resultado final de la contienda, el valeroso oficial sabe que su futuro se vislumbra oscuro. Sólo el recuerdo de su esposa alimenta su espíritu ante la adversidad... junto con la secreta e inconfesable esperanza de que siga con vida.


3. EL JARDÍN DE VERANO


Sinopsis:

Tatiana y Alexander empiezan una nueva vida en Estados Unidos, junto al pequeño Anthony. Han sobrevivido a una guerra terrible, pero las heridas del alma siguen abiertas, y los difíciles años de separación los han convertido en extraños. Por primera vez desde que se enamoraron pueden convivir como una familia, pero no les resultará fácil. Durante un tiempo recorren el país buscando trabajos temporales, pero cada vez es más evidente que Tatiana le oculta algo a su marido, y que su vida nómada es una huida desesperada. El amor entre Tatiana y Alexander no llega a quebrarse, pero su felicidad se ve amenazada, y el que más padece la situación es Anthony. ¿Conseguirán dejar atrás los fantasmas del pasado y labrarse un futuro feliz en estas nuevas tierras?

(Fuente: www.abretelibro.com)

eBook



sábado, 20 de febrero de 2010

Galletas de Almendra





Esta receta es de mi amiga Teresa, una gran repostera ;)


GALLETAS DE ALMENDRA


Ingredientes:

250 gr de harina
125 gr de azúcar
125 gr de mantequilla
125 gr de almendra molida
2 huevos
1/2 sobre de levadura
1 limón (la ralladura)



Preparación:

- Se derrite la mantequilla en el microondas a baja potencia. Cuando esté líquida, añadir el azúcar y 1 huevo batido.

- Añadir después la harina y la levadura mezclada. Remover para mezclar bien.
- Después la almendra y la ralladura de limón.
- Amasarlo bien. Yo después he hecho una bola, y la he puesto en plástico (film), para que repose un poco.


- Después estirar bien y usar los moldes para hacer las galletas.

 

- Poner con cuidado en la placa con papel de horno:


Las bolitas y cuadraditos son cosa de Héctor jejeje.

- Pintarlas con huevo (yo no lo hice) y espolvorearlas con un poco de azúcar.
- Hornear a 180ºC hasta que estén doradas (unos 15-20 minutos).


Aquí ya están recién salidas del horno:



Están muy ricas, y en casa ya se han comido unas cuantas incluso calientes ;)

domingo, 7 de febrero de 2010

Los "Terribles 2 Años"

 Buscando información sobre el comportamiento de los niños de dos años, he descubierto esto por la red. Me ayuda a entender esta etapa de mi hijo que me está resultando muy dura.

 Los “terribles dos años”. 

La búsqueda de la independencia y la autoafirmación.


Durante su segundo año de vida el niño se vuelve más inquieto y su comportamiento resulta imprevisible. Pasa de la tranquilidad y la docilidad a las travesuras y las pataletas. Por eso se habla de los "terribles dos años". En realidad el niño está en plena búsqueda de independencia y autoafirmación.

A esta edad el niño es egocéntrico y posesivo y tiene una idea muy limitada de lo que está bien y lo que está mal. No se comporta mal deliberadamente, sino que actúa según sus impulsos.
Durante esta etapa está empezando a reafirmar su personalidad. Mediante su comportamiento desafiante busca la conformidad o el rechazo a sus actos.

Este es el momento ideal para establecer algunas normas básicas de conducta que le enseñen a distinguir lo que está bien de lo que está mal. A partir de los 18 meses la palabra favorita del niño es "no".

Con su comportamiento rebelde el niño está retando a los padres para saber hasta donde puede llegar. Si se le aleja del enchufe, el niño vuelve a acercarse, ignorando el aviso.

Algunas veces, en este tira y afloja, llega incluso a rechazar las cosas que siempre le han gustado. Estas son las ocasiones en las que es necesario adoptar normas claras y sencillas para mostrarle que tipos de comportamiento son aceptables y cuáles no lo son


EL ENTENDIMIENTO DEL NIÑO
A esta edad el niño todavía no comprende plenamente los conceptos de norma y aviso. En la mayoría de los casos no vale con decirle las cosas una sola vez, es necesario repetírselas varias veces, ya que el niño aprende de sus errores.
Si estos avisos se repiten de manera constante cada vez que el niño se comporta mal, se habrá establecido para él una norma.

Cuando haga una advertencia a su hijo, asegúrese de que lo ha oído y de que lo ha entendido. Debe mirar al niño y el niño debe estar mirándole.

También conviene ser claros y concisos. Una recomendación tan difusa como tienes que portarte bien no sirve con un niño de 2 años. Es mejor decir: No te puedes poner de pie en el sofá, No tires la comida al suelo,... Refiérase a actos concretos.

A la hora de enseñarle disciplina, no debemos exigirle más de lo que pueda asimilar. Las normas de conducta que los padres decidan establecer deben ser realistas y razonables y siempre deben tener en cuenta el carácter y la personalidad del niño.

Conviene hacer hincapié primero en las normas que tienen que ver con su propia seguridad y con determinados comportamientos agresivos, dejando para más adelante las que se refieren a comportamientos sociales.
Las normas deben ir aumentando gradualmente en número, a medida que el niño las va asimilando

¿COMO APRENDE MEJOR UN NIÑO?

Los seres humanos aprendemos mejor mediante estímulos positivos o premios que con el temor, las amenazas o los castigos; los niños también.

Para inculcar normas de conducta resulta mucho más eficaz alabar al niño cada vez que hace algo bien (aunque sea por casualidad), que los sermones, las amenazas...
Para conseguir que tenga un buen comportamiento, es fundamental que se sienta amado y valorado. De esta forma, aprenderá a amarse a sí mismo y a los demás y, en la relación con su entorno, se mostrará más tranquilo, receptivo y disciplinado.

Durante este periodo, para el niño es muy importante complacer a sus padres. Por eso, si recibe alabanzas cuando se porta bien, el niño se siente motivado a repetir esas pautas de comportamiento.

Destaque siempre su buen comportamiento por encima del malo y las demostraciones de alegría y afecto por encima siempre de las críticas y los castigos.

¿PARA QUE SIRVEN LOS CASTIGOS?

El castigo físico (sea azotaina, cachete, o zurra) NO SIRVE PARA NADA.
El mensaje que recibe el niño es el siguiente: Los adultos también pierden el control y se ponen muy desagradables.
También aprende que es lícito pegar a otros (especialmente si son más débiles). Él también considerará lícito recurrir a la violencia.

Los castigos de otro tipo tienen alguna ventaja, pero también tienen sus limitaciones.

Nunca debe castigarse a un niño con insultos ni humillaciones. Ni en público ni en privado. La autoestima del niño se debe preservar ante todo.

Se puede castigar la conducta, pero dejando claro que se sigue amando al niño. Los castigos deben ser proporcionales a la falta (y siempre con tendencia a la benevolencia).

Conviene que sean inmediatos para que el niño relacione la falta con su consecuencia. El niño debe tener clara cuál era la norma que ha incumplido.

No se debe castigar ni reprender si no había una norma previa.
Se deben considerar las circunstancias atenuantes para el niño. Estar cansado, estar enfermo, en un contexto extraño, con otro cuidador...

Cuando los padres sientan que han sido injustos con el niño, que han sido demasiado severos con él debido a situaciones ajenas a su voluntad (estar cansados, tensos por otro motivo,...), pueden y deben pedir perdón al niño, explicándole su error.
Para el niño será un aprendizaje importantísimo descubrir que:
- Sus padres se pueden equivocar.
- Se puede pedir perdón.
-Sigue siendo amado y respetado como persona por sus padres.

¿COMO EJERCER DISCIPLINA CON NIÑOS PEQUEÑOS?


El modo más sencillo de imponer disciplina con niños pequeños es por dos métodos:
-Perdiendo los privilegios
-Excluyendo al niño de toda actividad durante unos minutos

PERDIENDO LOS PRIVILEGIOS
Consiste en retirar permisos para hacer algo.
Por ejemplo: Como no has querido cruzar de la mano, ahora seguirás yendo en tu sillita amarrado, como no has recogido las construcciones, no podrás jugar con ellas hasta el jueves.

EXCLUYENDO AL NIÑO DE TODA ACTIVIDAD DURANTE UNOS MINUTOS

Consiste en aislar por unos minutos al niño, privándole del contacto físico con sus padres, de los juegos...
Cuando el niño se porta mal, se le debe llamar la atención con firmeza y suavidad, pero sin mimos. Puede que el niño responda al aviso con una rabieta o que repita la acción y sea necesario castigarle.
Entonces, lo más aconsejable es llevarle a otra habitación de la casa donde permanezca solo durante unos minutos sin sus juguetes ni ningún otro tipo de diversión.

En algunos casos, como el de las rabietas, es aconsejable dejarle solo hasta que se calme o deje de llorar. El niño puede ser recluido al corralito, a una caja de cartón grande, a una habitación de la casa... El retiro debe ser breve.
Si es preciso, por seguridad del niño, uno de los padres puede quedarse cerca pero sin dirigirse a él. Antes de permitirle reanudar la actividad normal, conviene recordarle la causa de que fuera excluido, la norma que no cumplió y pedirle que lo piense otra vez antes de obrar mal.


PALABRAS CLAVE

Coherencia, consecuencia , pertinencia y constancia

¿QUÉ ES LA COHERENCIA?
Es la correspondencia entre: Lo que se dice y lo que se hace (entre comunicación verbal y no verbal).
Lo que dicen y hacen el padre y la madre.
Entre lo que se permite hacer hoy y lo que se permite hacer en otro momento.

Si no hay coherencia, el niño no comprende qué es lo que puede o debe hacer, se siente confuso si otro día cambia la norma. Como no sabe a qué carta quedarse, no obedece las normas.

Los niños son expertos en detectar las Incoherencias y saben de forma instintiva aprovecharlas en beneficio propio.
Para el niño de esta edad, sus padres son su referencia y modelo. El ejemplo que recibe de ellos marcará en gran parte su comportamiento. Cuanto más disciplinados y constantes sean los padres en la educación del niño, más lo será él.

¿QUÉ ES LA CONSECUENCIA?
Significa que unas cosas deben tener relación con otras. Así, las normas de conducta deben ser lógicas y estar relacionadas con las circunstancias.
Teniendo en cuenta que el niño ha aprendido a andar y es un explorador nato, para evitar malos comportamientos, es aconsejable alejar de él aquellos objetos que puedan ser una irresistible tentación.
También debemos evitar pedirle que haga algo en los momentos en los que se encuentra cansado, tiene hambre o está asustado, ya que lo más normal es que reaccione mal.
Si se da una norma, el niño debe saber qué es lo que puede pasar si no la cumple. Si la falta es leve, también debe serlo el castigo. Si es grave, podemos ser un poco más severos.

¿QUÉ ES LA PERTINENCIA?
Es la oportunidad de una norma o de un castigo. Esto significa que las normas deben estar adaptadas:
-A la edad del niño (un niño de 2 años no puede aprender a comer con cuchillo y tenedor de forma apropiada).
-A su capacidad de comprensión (a esta edad no puede comprender algunas normas de higiene, como estornudar o toser hacia atrás).
- A las circunstancias: en un lugar nuevo, es de esperar que el niño no tenga claras las normas. Con un cuidador diferente, el niño dudará si la norma permanece e intentará ponerle a prueba.

¿POR QUÉ ES NECESARIA LA CONSTANCIA?
Porque el niño necesita consolidar lo que aprende, a base de repetir.
A la hora de enseñar al niño unas normas básicas de conducta, los padres deben mostrarse firmes y constantes. De esta forma, aprenderá a amarse a sí mismo y a los demás y, en la relación con su entorno, se mostrará más tranquilo, receptivo y disciplinado.

jueves, 4 de febrero de 2010

Carta de amor en la E.S.O...‏


Me ha llegado este mail hoy al correo, pero es real como la vida misma.


Atención:

CARTA DE AMOR DE LA E.S.O

Os envío este documento, de incalculable contenido intelectual, con el fin de que disfrutéis de su lectura. El manuscrito en sí fue interceptado por una de las profes de un colegio, que inmediatamente lo puso a disposición del Jefe de Estudios, el cual no pudo sino publicarla en internet. Eso sí, sólo la envío a aquellas personas que realmente sabréis apreciar el valor de tan estremecedora declaración de amor de una zagala en la edad del pavo (y un poco "choni", todo sea dicho), que está por encima de normas ortográficas, coherencias gramaticales y recurso literario alguno. Se han tapado los nombres originales.
A disfrutar

Para después de leer:
1. No os preocupéis por la tensión de la niña, ya está estabilizada.
2. Los problemas de astringencia también.
3. Broque= bloque de viviendas donde habita la muchacha en cuestión.
4. Quiero dar las gracias por haber traído a mi vida la palabra "BORBEL" como tantas otras, gracias.


(Clicar para ver más grande)